LOS ARTICULADORES

EN PRÓTESIS DENTAL PARCIAL

 

 

    

     El tratamiento prótesico de reposición dentaria, debe ser consecuencia del diagnostico del enfermo de la boca, derivado de la Historia Clínica, no sólo estomatológico, sino integral. De ahí la oportunidad y la indicación, el aplazamiento o la contraindicación. La detección, en el aparato estomatognático, de patología (dental,periodontal,neuromuscular,articular), exige el tratamiento previo especifico. Sentadas la oportunidad y la indicación de la terapéutica de reposición dentaria, la elección y el diseño de la estructura protésica depende de la valoración morfologica y funcional de las estructuras tisulares intrabucales; de la valoración de los pilares (morfología, superficie periodontal útil, disposición en la arcada, extrusiones, migraciones); de los tramos edéntulos (su longitud, su morfología, su localización intercalar, o al final de la arcada); de las arcadas antagonistas (integras, interrumpidas, acortadas, reconstruidas); del proceso alveolar residual; del patrón funcional; del conocimiento morfo-funcional de las articulaciones témporo- mandibulares, que, juntamente con ambas arcadas dentarias en oclusión, conforman aquiella gran articulación témporo- mandibulo- dentaria; y hasta de factores socio-economicos.

 

     La elección de la prótesis parcial:  fija, removible, mixta, implanto-soportada o implanto-retenida, ha de ser consecuencia de la valoración diagnóstica; así como la selección de todos y cada uno de los elementos constitutivos de la estructura protésica, y su situación en la misma.

 

     Es una decisión clínica, transferible al laboratorio tecnológico, mediante una prescripción o "receta magistral", para interpretar y realizar "según arte".

 

 

                                                                                      M.L.L.